Campo Experimental Santiago Ixcuintla

  • EL INIFAP IMPARTE CURSO DE CAPACITACIÓN A PERSONAL TÉCNICO OPERATIVO DEL COMITÉ ESTATAL DE SANIDAD VEGETAL DEL ESTADO DE NAYARIT SOBRE LA IMPORTANCIA, DETECCIÓN Y MANEJO OPORTUNO DE LA ROYA ASIÁTICA EN SOYA


  • En Febrero del 2013, personal del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica Fitosanitaria en Nayarit muestreó plantas de jícama sospechosas de presentar síntomas de la roya asiática (Phakopsora pachyrhizi) cuyas muestras fueron enviadas al Laboratorio Nacional de SENASICA quienes informaron del resultado positivo de la presencia del hongo en las muestras analizadas.

     A la roya asiática se le considera como una enfermedad de importancia económica que afecta a la mayoría de las leguminosas, por ello, el Programa de Sanidad Vegetal de la SAGARPA en Nayarit en coordinación con el Comité Estatal de Sanidad Vegetal en Nayarit (CESAVENAY) consideraron necesario conocer las recomendaciones en los paquetes tecnológicos de Soya con el fin de diseñar estrategias para contrarrestar el efecto de esta enfermedad en los cultivos de Nayarit. Para ello acudieron al INIFAP para solicitar una capacitación sobre roya asiática en soya por el experto nacional Dr. Antonio Palemón Terán Vargas adscrito al Campo Experimental “Las Huastecas” en Tamaulipas.

    De esta manera, el 12 de Junio del 2013, en el auditorio del Campo Experimental Santiago Ixcuintla, se impartió el Curso “IMPORTANCIA, DETECCION Y MANEJO OPORTUNO DE LA ROYA ASIATICA EN SOYA dirigido al personal técnico-operativo del CESAVENAY, juntas locales y productores de Jícama. Al curso asistieron 48 personas (32 técnicos, 12 productores, 1 estudiante y 3 investigadores) a los cuales se les impartieron temas que incluyeron: distribución mundial y en México de la roya asiática, etiología, síntomas, daños y control químico.

    La roya asiática se distribuye en todo el mundo, llegó de Brasil a México en 2005 detectando su presencia por primera vez en San Luis Potosí y Tamaulipas, según el comportamiento de la roya asiática en África y en otros países, ésta tarda de dos a tres años en establecerse y volverse endémica, lo cual depende en gran medida, de la existencia de otros hospederos. El hongo causal de la roya asiática es un parásito obligado que no sobrevive en el rastrojo de los cultivos por lo que sólo sobrevive en plantas voluntarias de soya (nacencia) y hospederas alternantes, no es transmitido por semilla, es un patógeno policíclico (varias generaciones en el cultivo) y las esporas son diseminadas por el viento a grandes distancias. Las condiciones ambientales  que influyen en la presencia y agresividad del hongo son temperaturas de 8 a 36°C, humedad relativa de 75-80% y con un mínimo de rocío de 6 horas. Los síntomas se presentan en toda la parte aérea de la planta, primero se observan pequeñas lesiones amarillentas de aproximadamente 1 mm de diámetro en el haz de las hojas inferiores, conforme avanza la enfermedad se manifiestan como pequeñas pústulas de color marrón amarillento o rojizo, visibles en el envés de la hoja con lupa de 30X. El daño de esta enfermedad al cultivo depende de la variedad, la severidad de la enfermedad, las condiciones ambientales y estado de desarrollo de la planta. Por ejemplo, una defoliación temprana afecta el número de vainas por planta, granos por vaina y tamaño de la semilla; en casos severos de la enfermedad existe aborto de flores y pérdida total de las vainas. Se recomienda hacer recorridos en el predio antes de la floración, pero después de la floración se requiere realizar recorridos más frecuentemente; también se recomienda estar pendiente de las condiciones medioambientales. Estudios realizados en África mostraron la ineficiencia de las prácticas culturales para reducir la incidencia de la enfermedad (fechas de siembra, espaciamiento entre hileras), por tal razón, el manejo de la enfermedad se basa en el uso de fungicidas.

    Se lograron plenamente los objetivos planteados ya que los asistentes manifestaron una gran participación durante el evento.